La Guardia Civil, en el marco de la operación HEBRAS, desarrollada en la provincia de Toledo, ha procedido a la detención de 3 personas, dos mujeres y un hombre con edades comprendidas entre los 30 y los 39 años de edad, por los supuestos delitos de contrabando, contra la hacienda pública, contra la salud pública y de falsedad documental y estafa.

En la operación se han intervenido 6.320 kilogramos de tabaco en hojas, desvenado y picadura, un vehículo, un cheque nominativo de 4.000 euros, 4 básculas de distinto tamaño, 3 máquinas para su picado y entubado en cigarrillos, 9 humificadores, material informático y diverso material que los detenidos utilizaban para su envasado y envío.

La operación se inició a finales del pasado año, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que una persona estaba realizando envíos de tabaco de forma constante mediante una empresa de mensajería de la provincia de Toledo.

Posteriormente, los agentes comprobaron que esta persona había realizado 907 envíos desde octubre del 2016 hasta el pasado mes de marzo a 172 localidades de España, utilizando para ello un seudónimo.

Una vez que la Guardia Civil verificó su verdadera identidad, pudo comprobar que se trataba de un hombre empadronado en la localidad de Aranjuez y que su centro de operaciones se encontraba en una nave del polígono industrial de la localidad de Ontígola (Toledo), en el que operaba junto con una mujer.

Compra de tabaco y distribución
Estas dos personas utilizaban furgonetas de alquiler para desplazarse hasta secaderos de tabaco, donde adquirían entre 1.000 y 1.500 kilogramos y los llevaban hasta la nave de Ontígola para su comercialización, sin que el nombre de su empresa figurara en el registro del Comisionado del Mercado de Tabaco, ni como fabricante, importador o distribuidor.

Después publicitaban su actividad en tres páginas de Internet donde facilitaban la picadura a particulares, todo ello simulando ser una mera comercializadora mayorista de hojas sin acondicionar y usando una empresa de paquetería para los envíos cuyo cobro se realizaba contra reembolso.

La Guardia Civil analizó toda la documentación de la que disponía, así como las evidencias que habían encontrado durante su investigación, por lo que se procedió a la entrada y registro de la nave ubicada en la localidad de Ontígola y de un domicilio de Puerto Lápice (Ciudad Real)

Durante el registro efectuado de la nave la Guardia Civil incautó 5.957 kilos de hoja de tabaco, y se procedió a la detención de C.V.H., y O.G.T., de 30 y 39 años de edad. Seguidamente, en el registro llevado a cabo en el municipio de Puerto Lápice, se intervino 210 kilos de tabaco y maquinaria para su picado y manipulación, y se detuvo a C.M.M. de 38 años.

Igualmente, los agentes procedieron a la paralización de 13 envíos que esta pareja tenía concertados con la empresa de distribución interviniéndose 153 kilos de tabaco.

Cabe destacar que en el mes de enero de este año, los detenidos llegaron a enviar hasta 233 paquetes con un peso de 3.400 kilos de tabaco en rama. Asimismo, en varias ocasiones los envíos eran de mayor envergadura a un cliente que solicitaban grandes cantidades.

La Guardia Civil estima que el valor aproximado del dinero defraudado tendría un valor de 3 millones de euros por la venta de 20 toneladas de tabaco y el valor del tabaco incautado podría estar cerca del millón de euros.

Compartir