La Semana Santa 2017 se ha desarrollado con absoluta normalidad, sin incidentes y con gran brillantez. El Gobierno local quiere felicitar al Consejo Local y a cada una de las hermandades por la organización de los desfiles procesionales, y se congratula de que la colaboración con el Ayuntamiento haya posibilitado que la Semana Santa se celebre con éxito, convirtiéndose de nuevo en un reclamo turístico de primer orden.

Mientras se hace balance de los días festivos, trabajadores del Ayuntamiento y de las empresas municipales de limpieza han iniciado esta mañana el desmontaje de los palcos que ocupaban la carrera oficial de la Semana Santa en el Barrio Alto para devolver la normalidad a las plazas Romero Pazos y de la Paz y permitir el tráfico rodado, y seguidamente se realizarán estas mismas tareas en las calles Ancha y San Juan.

'Angustias' a su paso por Plaza Cabildo. / José Luis Martínez
‘Angustias’ a su paso por Plaza Cabildo. / José Luis Martínez

Paralelamente a la retirada de los palcos, se va a proceder a la limpieza de la cera de las calles por donde han discurrido los desfiles procesionales, utilizando para ello una máquina de agua caliente a presión.

Durante la Semana Santa una media de 30 personas diarias ha venido participando en las tareas de limpieza de las calles antes y después de los desfiles procesionales -se contrataron 38 personas como refuerzo con los planes municipales-, empleando para ello agua no potable (178.000 litros), además de líquido detergente (15.000 litros), y máquinas cisternas y baldeadoras, barredoras y enceradoras para que los recorridos procesionales presentaran su mejor aspecto cada jornada. Paralelamente trabajaban las máquinas limpiaplayas en la playa de la Calzada.

Los operarios de Emulisan trabajaban distribuidos en brigadas de tres y cinco personas y en parejas de barrido manual, especialmente Domingo de Ramos, Jueves y Viernes Santo y Domingo de Resurrección, que fueron los días de mayor afluencia de personas en las calles del centro, Barrio Alto y Barrio Bajo. Este trabajo ha supuesto la retirada de las calles de la ciudad, desde el Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección, de 100.000 kilos de basuras.

La principal novedad de este año ha sido la instalación de medio millar de papeleras repartidas a lo largo de la Carrera Oficial, que se han estado utilizando en un 60% de su capacidad de media y que ha supuesto que las zonas presenten mejor aspecto tras cada jornada cofrade.

Incidencias

En el capítulo de incidencias, y tras un tranquilo Domingo de Resurrección, unas 40 personas acudieron a alguno de los dos puntos de atención sanitaria de Cruz Roja instalados en la calle san Juan y en la plaza Romero Pazos durante la pasada semana. Casi la mitad de las asistencias se debió a bajadas de tensión. El dispositivo dispuesto para estos días contaba también con parejas de voluntarios que acompañaban a todas las hermandades con un equipo desfibrilador.

Airecom contenido
Compartir