Un aparatoso robo tuvo lugar en la noche de ayer lunes en la barrialteña taberna Los Caracoles, situada en la Plaza de Paz. Aprovechando que el bar estaba cerrado, los cacos no dudaron tras destrozar la puerta en llevarse siete jamones, la televisión y la caja registradora del local. Los propietarios del establecimiento tramitaron la denuncia en cuanto unos vecinos les alertaron del jaleo provocado por el allanamiento y efectivos de la policía científica se trasladaron al lugar de los hechos para investigar lo sucedido.

Con lo que no contaban los ladrones era con que el rastro dejado por los jamones que llevaron arrastrando hasta su domicilio particular, sirviese de guía a la esposa del dueño del local y su madre, que hicieron de particulares detectives siguiendo el surco de tocino que podía verse claramente por aceras, bordillos y calles hasta llegar al mencionado edificio, no muy alejado de la céntrica plaza del barrio alto, en el que ha podido ser incautado gran parte del material robado noche, jamones incluidos. Una nueva llamada a las autoridades puso en conocimiento la dirección de los presuntos ladrones que pasaron a ser detenidos para el interrogatorio y la investigación de los hechos.

20160223100103

Comentarios

Compartir