En el contexto de las obras de rehabilitación del mercado de abastos de nuestra ciudad se están desarrollando los pertinentes trabajos de control arqueológico comprendidos en el proyecto de rehabilitación ejecutado por el Ayuntamiento de Sanlúcar. Como ya se ha informado, se está trabajando en el control arqueológico de los movimientos de tierra necesarios para la cimentación del espacio conocido como “La Corraleta”, anexo al mercado, y en un siguiente momento de dicha intervención arqueológica se emprenderá el estudio de los lienzos de la muralla que separan los jardines del Palacio Ducal de Medina Sidonia del Barrio Bajo de la ciudad.

Calle s XVI MercadoEstos trabajos arqueológicos cuentan con la pertinente supervisión por parte de la administración autonómica y con todos los requisitos necesarios y en curso de los mismos se han hallado numerosos materiales de naturaleza diversa entre los que sobresalen, a falta de los definitivos estudios tipológicos, las cerámicas de épocas medieval y moderna, que contribuyen a confirmar las fechas que la Historia señala para la configuración del Arrabal de la Ribera, embrión del Barrio Bajo de nuestra ciudad, a partir de los siglos XIV y XV.

En estas labores arqueológicas han aparecido diferentes estructuras relacionadas fundamentalmente con la conducción y la evacuación de aguas, de época moderna esencialmente, relacionadas tanto con la propia estructura del Mercado de Abastos y sus diferentes épocas y fases constructivas (que abarcan desde el siglo XVIII a la primera mitad del XX), cuya presencia y estudio no interfiere con el normal desenvolvimiento de las obras de rehabilitación del edificio.
Sobresale entre las estructuras halladas lo que a todas luces es un fragmento de la pavimentación original de la calle, de la Cuesta de Belén y calle Bretones, que puede datarse en momentos anteriores a las primeras fases del Mercado; en su entorno inmediato se han encontrado además materiales cerámicos datables entre los siglos XIV y XVII.

Con este pavimento podemos encontrarnos ante un trozo de lo que fue una calle sanluqueña del siglo XVI, compuesto por una solería de cantos rodados y que sigue la pendiente de la propia cuesta. Podría a todas luces tratarse de un fragmento de la Sanlúcar de hace quinientos años, un notable jalón de nuestro Patrimonio Histórico ahora rescatado.

El peso y la relevancia del hito histórico y arqueológico encontrado han llevado al Ayuntamiento a decidir -de acuerdo con la Junta de Andalucía- no sólo la conservación in situ, sino su puesta en valor igualmente in situ de cara a su integración en el discurso patrimonial e histórico de nuestra ciudad, y para su conocimiento y disfrute por parte de toda la ciudadanía.
Esta intervención no interfiere en la obra del mercado, ni en sus plazos ni en su definitiva materialización, y servirá como un atractivo más del mercado tradicional de Sanlúcar.

Comentarios

Compartir