·Los sanluqueños han rendido hoy homenaje, con motivo de la celebración de San Lucas, patrón de la ciudad, a una parte de su identidad. En el acto institucional del Día de la Ciudad, celebrado este mediodía en el auditorio de La Merced, Narciso Climent y la fundación Donando Vidas han recibido hoy un merecido reconocimiento público.

·El alcalde, Víctor Mora, les hizo entrega de la insignia de oro de la ciudad y de una copia del Privilegio Rodado de Sanlúcar, símbolos con los que se otorga una distinción de agradecimiento digna de sus merecimientos.

Narciso Climent Buzón, sacerdote, profesor, investigador y cronista, recibió la insignia «por su compromiso social y divulgativo con la Historia de los sanluqueños y sanluqueñas», recogidos especialmente en su magna obra -diez tomos- titulada ‘Historia social y económica de Sanlúcar de Barrameda’. La Fundación Donando Vidas, representada por su alma mater y presidente, Eduardo Rangel, por «la labor que realiza a través de retos deportivos únicos para conseguir la donación de órganos».
Ambos fueron recibidos en el auditorio de La Merced, donde se dieron cita numerosos familiares y amigos y representantes de otras instituciones, con un largo aplauso.
En su intervención, Víctor Mora agradeció a ambos su dedicación a trabajar por sus conciudadanos. A Narciso Climent lo definió como persona «de muchos perfiles, y cuyo trabajo, generosidad y talento es tanto que se hace difícil abarcarlo todo en unos minutos».
Se refirió a su obra indicando que es «tan extensa como profunda», destacando de entre sus muchas obras el referido a la Historia Social y Económica de Sanlúcar, que lo convierte «en el más grande historiador vivo». Destacó también su sensibilidad, reflejada en sus obras literarias, en su labor pastoral y solidaria como sacerdote, y en su faceta como enseñante. «Maestro en el púlpito y en la escuela, ejerciendo como maestro de la vida», dijo Víctor Mora de Narciso Climent, al que definió en resumen como «persona extraordinaria».
La hermana del homenajeado, Pepi Climent, intervino en nombre de su hermano y de su familia para agradecer el reconocimiento “valorando el compromiso social y divulgativo de la historia y los valores de Sanlúcar”. También tuvo palabras para Eduardo Rangel y agradeció las muestras de cariño mostradas por muchísimas personas pendientes de su recuperación.
En referencia a Eduardo Rangel y a su Fundación, el alcalde dijo que ofrecen esperanza para una segunda vida, «ni más ni menos», trabajando para concienciar sobre la donación de órganos con la superación deportiva. Los más de 20.000 donantes conseguidos son el resultado de sus desafíos, respaldados por la Organización Nacional de Transplantes y la Junta de Andalucía. «Eduardo supo reconducir la rabia y la impotencia que le supuso la muerte de su madre, que no tuvo la oportunidad de un nuevo donante», dijo el regidor, «y este desafío multiplica esas oportunidades». «La causa bien merecen las piernas de todos. Las de Eduardo no han dejado de correr desde 2012. Un día se puso las zapatillas y aún no ha encontrado meta que lo pare. Esa carrera es por todos nosotros, por nuestros enfermos, por nuestro presente, por nuestro futuro».
«Eduardo, no dejes de correr, de soñar y de repartir esperanza», apostilló el alcalde.
Eduardo Rangel destacó los que significa este premio para la fundación, y expresó su agradecimiento a las personas e instituciones que han contribuido a ello, en especial al Ayuntamiento. Mostró su amor por Sanlúcar, ciudad que definió como “la luz que ilumina el sur de Europa”, antes de explicar la relevancia de la iniciativa que persigue Donando Vidas.
“La vida es simple, recogemos lo que damos. Es injusto que alguien abandone este mundo sin que se haga algo por evitarlo. Y un simple gesto de generosidad puede hacer vivir esa vida dos veces”, dijo Rangel, quien apuntó que “una enfermedad que necesite la donación de órganos es la única que se cura, y está en nuestras manos”.
El presidente de Donando Vidas recalcó lo que significa la fundación y lo que supone para él, dedicando labras de agradecimiento y elogio para familiares, amigos y compañeros que le ayudan y apoyan en este gesto solidario, con especial atención a su madre y a su mujer.
Y antes de despedirse, palabras de felicitación para Narciso Climent, “nuestro profesor en todo, que estás siempre en nuestro corazón”.

 

Sumando por Sanlúcar

«Qué importante sería que fuéramos cada día un poco Narciso y un poco Eduardo, y lo podemos ser porque están en el ADN de la ciudad, que ha sido siempre un pueblo vivo, luchador, apasionado y solidario», señaló Víctor Mora para cerrar el acto, refiriéndose a las buenas perspectivas futuras de la ciudad, recordando los magníficos datos turísticos de este año, el gran papel de los sectores productivos, y muy especialmente la celebración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, «que ha pasado -dijo- de una etapa de conocimiento y concienciación a tener un proyecto de ciudad a través de una estrategia global, enmarcada en los fondos a Edusi, hecha por y para la ciudadanía».
«Trabajemos para que este proyecto nos una a todos, empezando por los más pequeños, convirtiéndonos en embajadores de Sanlúcar y de su historia, y sumando, siempre sumando, porque como he dicho en anteriores ocasiones, aquí no sobra nadie. Nos quedan muchas millas por navegar, pero esperemos que remando todos juntos lleguemos a buen puerto», concluyó.

Comentarios

Publicidad Barramedia – Circunnavegación
Compartir