La Delegación Municipal de Medio Ambiente ha tramitado y resuelto en los seis primeros meses del año más de 70 expedientes sancionadores a otras tantas personas o empresas por incumplir alguna de las normas recogidas en la Ordenanza Municipal de Residuos y Limpieza Pública, imponiéndoles multas que van entre 90 y 3.000 euros.

Una de las más comunes en estos meses ha sido la imposición de una sanción a los propietarios de perros que no recogieron los excrementos del animal, con sanciones de entre 200 y 400 euros. La plaza de los Mayores, el Cerro de la Uva, la avenida de la Manzanilla, las calle Mar, Zarza, el parque de la Capillita, Madre del Agua, avenida de la Constitución, plaza de La Jara, calle Palmilla, Parque los Scouts, Callejón de Guía, calle Papá Levante, y parque de los Montañeses fueron algunos de los lugares donde algunas personas sacaron a pasear a sus mascotas y dejaron sus excrementos en el suelo, por lo que fueron sancionados.

Arrojar en la vía pública restos de comidas y envases –como ocurrió en avenida Playas de La Jara, Papá Levante-, una espuerta de piedras y restos de construcción, cajas de frutas, abandonar cajas de cartón y de pescado son incumplimientos a los que deberán hacer frente los sancionados con multas de entre 90 y 300 euros.

La sanción más importante, de 3000 euros, la deberá pagar la persona responsable del vertido de 30 metros cúbicos de residuos de construcción y demolición en una parcela de la calle Buenavista. Todavía no se ha resuelto de manera definitiva, pero la sanción prevista es de hasta 4.000 euros, la quema de residuos en una finca en el Camino de Santo Dios.

También ha sido muy sancionada la colocación de carteles publicitarios fuera de los lugares establecidos para ello, y los respnsable deberán pagar 150 euros. La plaza de la Paz, El Pino, la calle Santiago  o la calle Barrameda fueron algunos de los lugares donde se pegaron indebidamente.

Una decena de personas han sido multadas por realizar necesidades fisiológicas en la vía pública, hecho por el que deberán pagar una multa de150 euros cada uno.

Otras dos sanciones que se han impuesto por conductas contrarias a la normativa municipal son como consecuencia de no respetar el horario establecido para depositar los residuos o usar de manera indebida los contenedores arrojando los residuos sin embolsar.

Los expedientes sancionadores se inician previa denuncia de agentes de la Policía Local, Guardia Civil o del Servicio de Vigilancia Ambiental municipal.

Comentarios

Compartir