Una vez finalizada la temporada estival, Sanlúcar de Barrameda se prepara ya para acoger las primeras lluvias. Por ello, responsables de la Delegación Municipal de Infraestructuras, con su delegado a la cabeza, han mantenido una reunión con representantes de Aqualia y Emulisan para repasar y modificar, si fuese necesario, el protocolo municipal que rige las actuaciones de ambas empresas ante situaciones de fuertes lluvias.

El pasado año, el consistorio puso en marcha dicho protocolo junto a un plan de limpieza anual de imbornales y colectores que ahora viene a repasarse y volver a ejecutar de cara a la nueva temporada de lluvias. Para evitar incidencias en caso de fuertes trombas, desde el equipo de gobierno municipal se pretende prestar especial atención a los colectores de la zona baja de la ciudad en la que se puede producir algún tipo de incidencia y en los aliviaderos de la playa.

En el caso de las primeras lluvias de la temporada, recibidas en la mañana de hoy martes, la puesta en marcha del tanque de tormentas ha sido «suficiente», bajo el criterio del consistorio, para resolver el golpe de agua. Por último, en el encuentro mantenido entre agentes y gobierno municipal, se ha priorizado y establecido

En la reunión se ha priorizado los lugares en los que se seguirá actuando en el plan de limpieza de imbornales a lo largo de estas semanas.

Comentarios

Publicidad Barramedia – Circunnavegación
Compartir