Zambrano contenido
El 2 de abril de 1944 fue fundada la Hermandad de Ntro.P. Jesús de la Humildad y Paciencia y Ntra.Sra. de las Lagrimas,siendo la primera cofradía de penitencia que viera la luz después de finalizada la horrenda Guerra Civil. Por tanto, la Hermandad está celebrando este año sus 75 aniversario fundacionales, para ello está llevando a cabo una serie de actividades para conmemorar este extraordinario evento. Cinco años y un día de que terminara la contienda entre españoles, hijos de una misma patria, tenía lugar en la sacristía del Santuario – hoy basílica menor- de nuestra Patrona, el acto de fundación de la cofradía. Un grupo de entusiastas adolescentes capitaneados por el siempre añorado Padre Francisco Domínguez de la Cámara, llevaron a buen puerto la idea de fundar una cofradía alrededor de la imagen de un Cristo sedente que había en el Santuario.
Ese Cristo, de actitud humilde y paciente, era objeto de una gran devoción entre los sanluqueños. A él solían acudir la madre que rezaba por el hijo que estaba en el frente; la novia que oraba para que volviera sano y salvo el novio que partió hacía la guerra;  y cualquiera otra persona que rogaba por la vida del ser querido que luchaba en un conflicto sin sentido, en un enfrentamiento de hermano contra hermano.
Fueron 52 jóvenes los protagonistas de aquella primera reunión en la sacristía de la iglesia de la Caridad, de ellos ninguno se encuentran ya con nosotros, los que pusieron la primera piedra en la historia de la cofradía del Lunes santo. Pronto el pueblo cristiano y cofrade de Sanlúcar llamó popularmente a la cofradía como “la hermandad de los muchachos”, debido a que casi todos ellos no eran más que unos niños. Este sobrenombre popular no es un invento de algún cofrade ávido de atesorar algún “titulo” para añadirlo a la denominación de la cofradía, como suele ocurrir con muchas hermandades que son más conocidas por su nomenclatura popular, que por las advocaciones de sus sagradas imágenes titulares. Y digo que no es un invento ni una leyenda urbana, en este caso, leyenda cofrade, pues pude constatar el hecho al llegar a mis manos un recorte de prensa del desaparecido periódico la Hoja del Lunes, donde venía una crónica sobre la hermandad de la Humildad y Paciencia,  conocida como “hermandad de los muchachos” por el pueblo. Ignoro si ese documento histórico forma parte del archivo de la hermandad o por el contrario se ha perdido.
Condensar en un artículo toda la historia de la Hermandad en sus 75 años de historia es tarea imposible, de ahí que antes de acabar este año de 2019 sería buen colofón para cerrar los actos conmemorativos la edición de un libro para dar a conocer a todos los sanluqueños la trayectoria de la cofradía desde sus orígenes, sus vicisitudes, sus retos, su evolución hasta llegar a la presente actualidad.
La ilusión de aquellos jóvenes cristianos comprometidos, casi todos ellos que procedían de colegios religiosos, bajo el mando del Capellán del Santuario, el Padre Domíguez de la Cámara, sigue viva hoy más que nunca. La llama encendida aquel 2 de abril de 1944 no se ha apagado, y nunca se extinguirá mientras haya sanlqueños que se postren ante la Humildad y Paciencia del Cristo coronado de espinas y de su bendita madre, la bellísima celinda, paloma del Lunes Santo y Reina del Barrio Alto: la Santísima Virgen de las Lágrimas
                                            Enrique Romero Vilaseco

Comentarios

Publicidad Barramedia – Circunnavegación
Compartir